NUESTRA FUNDADORA

Nació en Valdivia, Antioquia el 2 de Noviembre de 1897 y entró al Reino de los Cielos a compartir la Gloria de Cristo el 27 de Septiembre de 1985.

Desde joven consagro su vida al Señor, viviendo sus compromisos sacramentales con admiración de su familia, de la comunidad escolar y parroquial.  Siempre fue consciente de su dignidad de «hija de Dios», adquirida en el sacramento del Bautismo y de su compromiso de ser testimonio de Cristo, de transformar el mundo y servir a la Iglesia.

El espíritu de Jesús, alma de la Iglesia, la impulsó a identificarse con sus sentimientos y con su misión Apostólica. Atraída por la vocación de misionera y atenta a la situación de marginación en que vivían las jóvenes en su momento; las pocas oportunidades que tenían las niñas  para su formación y la necesidad de una catequesis para las familias de escasos recursos, se siente llamada e inspirada por el Espíritu Santo a ser, respuesta de amor y servicio, a este clamor del pueblo, fundando la Congregación de las Hermanas Misioneras de Santa Rosa de Lima.

Imagen de Santa Rosa de Lima flor y cruz
Imagen de Santa Rosa de Lima

Nutría su vida espiritual en la contemplación y celebración de Misterio Redentor, la devoción a la Santísima Virgen y a Santa Rosa de Lima. Confiada en la Divina Providencia, extendió su gran espíritu misionero a las obras de caridad como: colaboración pastoral en las parroquias, acompañamiento a las personas de la tercera edad, asistencia a los enfermos, guarderías, educación y promoción a la mujer.